29 ago. 2012

... y la clase del terror es...



tururururururururuurururrrrrrrrr (redoble de tambores)  

 SPINNING!!!
Maravillosa sesión de 45 o 60 minutos, vista desde fuera , de la que hablan mil maravillas, "ains nena es divina para cardio, las piernas se contornean de forma espectacular, pierdes una barbarité de calorías, etc, etc".

Encandilada, un día te pones la banda en la cabeza y dices, Princesa de hoy no pasa!

Entras a la clase
  • Ellos: profesionales, mallas de ciclista, guantes, zapatillas específicas para la bicicleta, incluso botella de agua profesional de estas que aprietas y sale en chorrillo/ en su defecto powerade.
  • : fantoche número uno, eres la nueva y se nota, mallas o en su defecto leggins, camiseta tipo nadadora de las mas viejas que tienes en el armario (totá es para sudarla) y si está manchada de lejía mejor que mejor, tus zapatillas de deporte de toda la vida y tu botellita de agua del súper, 30 cts/€ oigan.
  • Ellos: tienen la bicicleta ajustada desde hace 10 minutos, y antes de que empiece la clase ya están dale que dale.
  • : aaaaaaamiga si el primer día consigues ajustarte la bicicleta, se te queda el sillín un poco lejos del manillar y no llegas bien, pones más o menos altura de la necesaria...y te da miedo pedalear.
Empieza la clase
  • Ellos: son profesionales totales ajustan la pendiente sin mirar!!
  • : buenamente sigues la clase, y te martirizas pensando en acabar sí o sí, que no piensen de mí que soy un alma débil.
  • Ellos: hasta el amable señor sentado a tu lado soporta una pendiente del 80/100, con su barriga cervecera, y a que ritmo oigan! botando en el sillín como si nada.
  • : lo intentas y te das cuenta de que estás podrida por dentro. Hace un buen rato que empezaste a odiar el sillín, es fuego puro.
Fin de la clase
  • Ellos: dejan un charco de sudor en el suelo, y estiran como si nada, incluso algunos repiten, se quedan sentados para la siguiente clase.
  • : te quedas asombrada ¿Cómo pueden sudar tanto?, de lo obturados que tengo los poros de my serrano body, he sudado tres gotas, pero estoy más muerta que viva. Dicen que bajemos de la bici a estirar piernas, y cuando dispongo mis dos piececitos en el suelo, las rodillas se me doblan solas, vamos, que me tengo que agarrar a la bici si no quiero caerme redonda al suelo.
Ahora piensas como co*o vas ha bajar las escaleras hasta los vestuarios...os podéis imaginar.

Te acuestas y te sientes una campeona, has aguantado ese martirio chino, pero amiga mía, a la mañana siguiente te duelen las piernas hasta para girarte en la cama, y no digas la zona del "ni-ni", con el maldito sillín.

Maldices la clase, te quedas una semana sin ir pero lo que en realidad no sabes es que estás enganchada.

LLevo 8 meses con 4 clases semanales, (los dolores sólo aparecieron en la primera clase, yujuu)


¿Hacéis spinning? 
¿Qué tal vuestra primera clase de martirio?
¿A qué otras clases conjuntas asistís?


1 comentario:

  1. Jajajaja.
    Al inicio de verano hice mi primera clase de spinning, sudé como una putilla de Tijuana!! No me fui de allí por amor propio, pero estaba deseando que se arrancase la bici del suelo y me dejase salir disimuladamente!!
    Besos!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!